Mis momentos seriéfilos del 2016

La ficción nos ayuda a pensar la vida, a ser diferentes personas en diferentes historias, a sentir, a conectar con nosotros mismos y a buscarnos en otros. El mundo sería un lugar tan insoportable sin la ficción como la vida lo sería si dejásemos de soñar despiertos.
Y ya que recordar los eventos destacables parece una tradición obligatoria cuando un año llega a su fin, hagamos acopio también de nuestras vivencias seriéfilas, aquellas que han mejorado sustancialmente nuestra existencia llenándola de OMGs y WTFs. He aquí algunos de mis momentos favoritos:

  • Girls y “The Panic in Central Park”: porque si alguien sabe apelar al corazón de una treintañera captura-de-pantalla-2016-12-31-a-las-18-44-12millennial aquejada de insatisfacción crónica como yo, esa es Lena Dunham, quien con ese episodio, EL EPISODIO, enfrentó a Marnie con sus propias dudas sobre sí misma, desnudándola por completo: “I just didn’t want to give up on yet another dream (…) I just don’t know who I am right now. I’m like a ghost of myself. I don’t know what I’m doing here or anywhere else.”

  • El final de The Good Wife: 2016 fue el año en el que nos despedimos de La Florrick. Sus creadores supieron cuándo y cómo cerrar una historia que empezó y terminó con una bofetada que representa a la perfección la evolución de la protagonista: de humillada a humilladora, de injuriada a injuriadora, de víctima a verdugo.

  • El final de Vis a Vis: las presas de Cruz del Sur, que demostraron que otro tipo de personajescaptura-de-pantalla-2016-12-31-a-las-18-45-20 femeninos era posible en las series españolas, nos dijeron adiós de un modo bastante más que digno y nos dejaron con dos cosas: ganas de más y esperanzas para el futuro de nuestra ficción televisiva.

  • Riley Keough, la Christine de The Girlfriend Experience: una maravillosa y valiente actriz llegó a nuestras vidas para quedarse en una serie que fue, por otro lado, una de las sorpresas del año. Ver como la Keough logra el equilibrio perfecto entre frialdad y fragilidad es un gustazo.

  • captura-de-pantalla-2016-12-31-a-las-18-46-49El Ministerio del Tiempo y “Cambio de tiempo”: el subversivo episodio con el que despidió su temporada la serie de los hermanos Olivares hizo que los espectadores nos sintiésemos, como pocas veces, orgullosos de nuestra televisión pública. Una determinada Amelia Folch lideraba la lucha por la libertad y daba, de paso, unas cuantas lecciones de feminismo.

  • Game of Thrones y “Battle of the Bastards”. Y Samsa. Y Cersei: una batalla increíble que ya se ha convertido en una de las secuencias más impactantes de la historia de la televisión, una Samsa demostrando su valía y una Cersei vengadora excelsa nos regalaron grandes momentos en una serie que ya deja claro que Westeros pertenece a las mujeres.captura-de-pantalla-2016-12-31-a-las-18-47-13

  • Eleven: el personaje de Stranger Things interpretado por la genial Millie Bobby Brown es de lo mejor que nos ha dejado el verano. La fortaleza y la ternura de esta niña han conquistado hasta el más duro de los corazones. Pon una Eleven en tu vida. Sin duda, será mejor.

  • Sarah Paulson y su Marcia Clark: la interpretación televisiva del año ha logrado dignificar y reivindicar a una persona de carne y hueso en American Crime Story. Poco más que añadir.

  • Lo que hizo Negan: el primer episodio de la séptima temporada de The Walking Dead nos destrozó el estómago, el corazón y las expectativas llevándose a ese personaje que casi considerábamos intocable y presentándonos a un villano demasiado carismático como para que podamos odiarlo en serio.

  • captura-de-pantalla-2016-12-31-a-las-18-48-02La coreografía de American Crime (episodio 5): el relato hiperrealista que nos ofrece esta serie muestra una espiral de tragedias interrelacionadas donde afloran toda clase de prejuicios (los de los personajes y también los de los espectadores). El espectáculo de danza del quinto episodio, que la mayoría de los miembros de la comunidad implicada presencian, resume con precisión y belleza poética todos los conflictos argumentales que presenta la ficción en su segunda temporada.

  • Fleabag y Phoebe Waller-Bridge: mi descubrimiento seriéfilo del año. Una ficción inteligentísima protagonizada por una actriz brillante. Ante este tándem maravilloso la identificación por parte de una mujer en la treintena como yo es inmediata: un flechazo absoluto. Y, de paso, se ríe del patriarcado en su cara.

La ficción ha llenado incontables horas de nuestro 2016 y nos ha regalado momentos de una intensidad capaz de secuestrarnos emocionalmente. Que el 2017 nos traiga más de esto, porque esto nos da la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s