Series para acabar con el patriarcado

Hoy es el día contra la violencia machista, un día en el que acostumbramos mostrar repulsa hacia las agresiones que sufren (sufrimos) las mujeres por parte de algunos hombres en el contexto de una sociedad, la nuestra, profundamente heteropatriarcal. Hoy es ese día en el que desaprobamos la violencia de género mientras pensamos que nos es algo ajeno, mientras nos sentimos libres de toda responsabilidad. Hoy, los medios de comunicación condenan sin titubear la violencia machista entre anuncios de detergente dedicados al público femenino, presentadoras que son mostradas y tratadas como objetos y tertulian@s que juzgan a las mujeres por sus comportamientos sexuales. Por desgracia, cada 25 de noviembre, mucha gente sigue focalizando el problema en lo obvio (moretones y huesos rotos) sin pensar en los continuos mensajes machistas que se reproducen con normalidad en nuestro entorno y ante nuestros ojos, mensajes que calan hondo y que muchas veces contribuimos a perpetuar, reforzando y respaldando a aquellos que agreden. Y es que resulta que la violencia machista abarca mucho más de lo que podemos ver en la superficie.
Pero ¿por qué hablar de esto en un blog sobre series? Porque la ficción da forma a la realidad (Robert Mckee) y viceversa, porque nos habla del mundo en el que vivimos, nos habla de quiénes somos. Y ahí reside su valor cultural y social. Lo que las historias ficticias nos cuentan, lo que proyectan, es importante. Así que hoy es el día en el que vamos a mencionar esas series (algunas de ellas) que combaten el patriarcado, que lo desafían, que lo afrontan mostrándonos realidades muy alejadas de los tradicionales roles de género.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-10-55-36Empecemos hablando de humor y de su capacidad para reflejar la realidad y para ofrecernos un espejo en el que mirarnos. Si buscamos comedias contrarias al patriarcado tenemos opciones maravillosas y súper inteligentes como Girls, Catastrophe, Fleabag, Transparent o Better Things, obras creadas y protagonizadas por mujeres que dinamitan los estereotipos de género en el que otras comedias basan su humor, como es el caso de The Big Bang Theory, sexista le pese a quien le pese. Los personajes femeninos de estas series guían las tramas, son complejos e independientes y tienen que lidiar con muchos de los problemas que les presenta una sociedad machista que intenta imponerles objetivos que no son los suyos. Son mujeres que huyen de la esclavitud de lo sexy y que tienen una visión muy diferente de las relaciones de pareja, de la amistad o de la maternidad, por lo que ofrecen puntos de vista que subvierten lo establecido.
También en el ámbito del drama podemos encontrar ejemplos estupendos. De un tiempo a esta parte, lascaptura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-10-57-01 mujeres están conquistando géneros tradicionalmente asociados a y dominados por lo masculino, como el thriller, las historias de acción, las aventuras de superhéroes o la política. En el primer grupo encontraríamos series como Forbrydelsen, Happy Valley o The Fall (que denuncia la misoginia institucional); en el segundo, la ya considerada serie de culto Orphan Black y la aplaudida Homeland; en el tercero, la sorprendente Jessica Jones; y, en el último, la inteligentísima Borgen. De nuevo, cinco series en las que un grupo de mujeres fuertes llevan el peso de unas historias que no giran en absoluto en torno a la búsqueda del amor romántico y que ocupan puestos de trabajo y exhiben comportamientos que tradicionalmente se muestran opuestos al trasnochado concepto de femineidad, el mismo que en series como The Walking Dead se han propuesto destruir (sí, ahora ellas dirigen el cotarro).
Y después están aquellas ficciones que algunos califican malintencionadamente como “series de chicas” con el propósito de reducirlas a productos de baja calidad solo consumidos por mujeres ávidas de historias ñoñas y simplonas. En esta categoría entrarían la excelentísima The Good Wife (a la que muchos no se acercan por prejuicios) o la genial Las chicas Gilmore, dos ficciones a las que jamás se les podría acusar de regirse por bajos estándares. De hecho, la primera es, probablemente, una de las mejores series de los últimos años. Claro que tampoco podemos despreciar las lecciones de feminismo que nos da Shonda Rhimes a través de sus productos deliberadamente locos e hipertrofiados. Series como Anatomía de Grey, Sin cita previa o Cómo defender a un asesino han tratado asuntos como la maternidad, el aborto o las agresiones sexuales de un modo muy acertado, por no olvidar que todas muestran a mujeres muy válidas y ambiciosas en el terreno profesional.
Hace unos meses, Jill Solloway, creadora de Transparent, recogió su Emmy y aprovechó su discurso de agradecimiento para defender la urgencia de cambiar la industria al grito de “¡Derrocad al patriarcado!”, mientras explicaba que la receta para lograrlo era tan sencilla como “colocar a las mujeres, las lesbianas y las transexuales en el centro de las historias y tratarlas como sujetos y no como objetos”. Afortunadamente, la televisión da cada vez más muestras de estar pegada a la realidad y de no temer apostar por personajes femeninos fuertes, complejos, contradictorios y ambiguos que se alejan mucho de ser simples accesorios. Ojalá esa tendencia siga en alza y nos traiga más mujeres empoderadas, mujeres en las que sí queremos reconocernos, mujeres que dan una patada al patriarcado y que nos acercan más hacia el final de la violencia machista.

“Oh, screw beautiful! I´m brilliant. If you want to appease me compliment my brain”. (Cristina Yang – Grey´s Anatomy) 

“No one could ever hate me as much as I hate myself, okay? So any mean thing someone’s gonna think of to say about me, I’ve already said to me, about me, probably in the last half hour!” (Hannah Horvath – Girls) 

“Man fucks woman. Subject: man; verb: fucks; object: woman. That´s OK. Woman fucks man. Woman: subject; man: object. That´s not so comfotable for you, is it?” (Stella Gibson – The Fall) 

“A woman, I forget who, once asked a male friend why men felt threatened by women. He replied that they were afraid that women might laugh at them. When she asked a group of women why women felt threatened by men, they said, “We’re afraid they might kill us.” (Stella Gibson – The Fall) 

“I have a horrible feeling that I am a greedy perverted selfish apathetic cynical depraved morally bankrupt woman who can’t even call herself a feminist.” (Fleabag)

“I’m gonna try something I may regret, but at least I’m gonna try it.” (Alicia Florrick – The Good Wife)

“It´s anti-women, it´s gender-selective, it´s “oh, let´s drink a beer and watch the game and hike our shorts up” (Lorelai Gilmore – Gilmore Girls)

“I´m hardly the women I was a year ago” (Carol Pelettier – The Walking Dead)

“Not Marsha, not dear, not honey. Maggie. Maggie Rhee” (Maggie Rhee – The Walking Dead)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s