The Walking Dead: lo de Negan

Esta entrada contiene spoilers

Los espectadores de The Walking Dead tenemos interiorizado que la espera es parte de nuestra experiencia como consumidores de una serie cuyas dosis siempre se nos antojan insuficientes. No obstante, nuestra paciencia se ha visto superada por el cliffhanger con el que se despedía la serie en su sexta temporada pues es, probablemente, el mayor de todos cuantos nos ha ofrecido la ficción. Seis meses estuvimos cargando con un incógnita que dio lugar a innumerables conversaciones y conjeturas. El debate no solo se centraba en lo que creíamos que iba a pasar, sino también en lo que queríamos que pasase. Y es curioso cómo lo que queremos que pase es, a menudo, contradictorio, porque éramos muchos los que exigíamos a la serie el valor de llevarse por delante a alguno de los personajes principales a costa de nuestro propio sufrimiento. Será que también hemos asumido que el dolor no solo es intrínseco a nuestra condición de fans de la serie de Kirkman sino que también es disfrutable.captura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-15-14-43
No han sido pocas las críticas que el show de zombies recibió la temporada pasada, la mayoría de ellas centradas en el hecho de que sus decisiones se habían vuelto más cobardes, lo cual nos aportaba una tranquilidad impropia de una serie como ésta. Es cierto que tanto The Walking Dead como Game of Thrones han sabido regalarnos algo maravilloso: la sensación de desprotección como espectadores. Nosotros, acostumbrados a que nada malo les ocurriese a nuestros personajes favoritos, empezamos a ver morir protagonistas. Y eso nos encanta. Claro que The Walking Dead nos negó eso la temporada pasada y nos lo negó hasta tal punto que no nos creímos la falsa muerte de Glenn. Porque no. Porque hacía mucho tiempo que esas cosas ya no pasaban. ¿Cómo? ¿Qué? ¿Glenn? Imposible. Y nos llenamos de confianza (como los protagonistas) y eso no nos gustó. Ya no nos poníamos nerviosos. Ya no sufríamos. Hasta ayer. Porque resulta que, como Rick y compañía, fuimos víctimas de nuestra soberbia. La serie jugó con nuestras expectativas y nos dejó creer que ya nos conocíamos lascaptura-de-pantalla-2016-10-25-a-las-15-16-23 reglas del juego. Y así, el impacto fue de tal magnitud que no dábamos crédito a lo que estábamos viendo. No, la serie no estaba suavizándose, estaba preparando el camino para que el trauma fuese mayor. No es casual que el episodio de ayer nos fuese narrado desde el punto de vista de Rick (más allá de lo obvio, su protagonismo), porque, del mismo modo en que nos identificamos con su (falsa) seguridad durante la temporada pasada, compartimos su desconcierto, su frustración y su dolor en el momento en el que Negan, de la forma más cruel y sádica posible, le/nos dijo “tú no eres nada”. Y así, a golpe de bate nos dejó muy claro que somos sus títeres. Rick el suyo y nosotros el de la serie.
El capítulo de anoche fue un ataque directo a todas nuestras expectativas. Primero, nos hizo desconfiar de si se resolvería el gran misterio que había planteado o si tendríamos que esperar una semana más; después, nos decepcionó con la muerte de Abraham (ahí estábamos nosotros pensando otra vez que ya no eran capaces de tomar decisiones valientes); luego, nos destrozó con el gore visual y emocional que supuso la muerte, esta vez verdadera, de Glenn y, al final, dirigiéndose directamente a los lectores de los cómics en los que se basa, jugó con la idea de la amputación. El hacha, la mano, la mano y el hacha. Claro que, por último, por si nos pensábamos que Maggie se quedaría paralizada a merced de su dolor, la vemos haciendo acopio de fuerzas para seguir luchando.
Negan —un auténtico psicópata que nos hace pensar con nostalgia en el Gobernador— ha sido el catalizador del cambio, del “siempre se puede ir a peor”, la materialización de un hecho: las reglas del juego han cambiado. Y sí, de nuevo, estamos desprotegidos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s