¿Superhéroes a mí?

Si cuando te recomiendan una serie de superhéroes piensas en lycra y entornas los ojos, este post es para ti. Tú, la persona que no soporta el maniqueísmo absoluto de los buenos muy buenos y los malos muy malos, la que disfruta de historias pintadas con una paleta dominada por los grises, la que sabe que en la lucha del bien contra el mal y del mal contra el bien no hay cabida para la rectitud moral. A ti te digo que Netflix tiene dos series para ti.
captura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-20-22-32La primera es imprescindible y se llama Jessica Jones, como su personaje principal, una superheroína rota y oscura que tiene problemas para gestionar y expresar sus sentimientos. Jessica no lleva mallas. Jessica blasfema y bebe mucho. Jessica vive en una ambigüedad moral marcada por el desencanto y acompañada por una nostálgica música de jazz. Jessica habita el pasado y el presente y convive con muchos fantasmas. Ah, y, además, tiene superpoderes. Su némesis es un villano interesantísimo, tanto como la naturaleza de su relación con él. Los callejones decadentes de Manhattan son su escenario, la jungla en la que sobrevive y hace gala de su fuerza física y mental. Nuestra heroína está marcada por las dudas y construye su escudo con ellas. Dudas sobre sí misma, sobre su bondad, sobre su capacidad para amar y ser amada. Y con todos estos elementos, una inteligente historia se teje dando vida a personajes fascinantes con un universo femenino maravilloso. Y con Luke Cage, claro, el hombrecaptura-de-pantalla-2016-10-20-a-las-20-23-19 que da nombre a la segunda recomendación del post, la otra ficción de Netflix sobre superhéroes que no deja espacio a las capas y los antifaces. Luke Cage (la serie) surge como un spin-off de Jessica Jones (la serie también) porque Luke Cage (el personaje) tiene una compleja relación con Jessica Jones (el personaje también). Tan gris y destrozado como su compañera (con la que comparte traumas), el superhéroe de Harlem, más contenido en las formas, arrastra una soledad que él mismo se empeña en “cronificar” mientras intenta pasar desapercibido. Al menos al inicio del piloto. Porque, al fin y al cabo, uno ha de hacer lo que ha de hacer. Poco convencional en su estructura narrativa (y mucho menos tratándose de una serie de superhéroes), este show no solo ofrece una entretenida historia sino también una atmósfera muy auténtica que refleja la interesante cultura afroamericana.
Jessica Jones y Luke Cage (que, al parecer, terminarán por converger en otra serie en el futuro) son dos grandes opciones para aquellos que disfrutan de las obras con personalidad propia y de los personajes tridimensionales. Y son, además, una muestra de cómo el universo de Marvel puede dejar de lado el brillo y el colorido para satisfacer a otro tipo de espectador que nunca se imaginó a sí mismo disfrutando de los superhéroes.
Y si después de lo dicho no te he convencido echa un vistazo a sus secuencias de apertura. Si con eso no te he ganado para la causa, me rindo. O quizás no. Ellos (Jessica y Luke) nunca lo harían.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s