American Crime Story: O. J. Simpson y el juicio del siglo

Uno podría pensar que no es difícil hacer una serie sobre el fascinante caso de O.J Simpson cuando lo ocurrido en él tiene absolutamente todo lo necesario para generar una pulsión obsesiva: una gran estrella americana considerada héroe nacional, un asesinato cruel, una persecución, un miembro del clan Kardashian y un apasionante juicio lleno de giros.

Es cierto, hacer una serie sobre esto no es difícil. Pero hacerlo tan bien, sí.

Captura de pantalla 2016-08-24 a las 20.33.04La televisión, la misma que en los noventa se encargó de relatar en directo los sucesos acontecidos en torno al asesinato de Nicole Brown (ex esposa de Simpson), vuelve a convertirse, más de veinte años después, en narradora de un caso que conmocionó a los estadounidenses de la época. No obstante, aunque el vehículo es el mismo, el enfoque no podría ser más diferente. Y aquí reside el valor de la ficción de Ryan Murphy: imponerse al amarillismo y al sensacionalismo con el que se dio cobertura al caso de O. J Simpson. Imponerse y denunciarlo dejándolo en evidencia a través de una ironía constante que es ejercida con gran pulso.

Porque resulta que el caso del amado jugador de fútbol americano acusado de asesinar a su mujer sí lo tenía todo, incluidas dos cosas fundamentales que los medios de entonces ocultaron (e incluso fomentaron) bajo su prisma efectista: el racismo y el machismo.

De este modo, la virtud de la serie reside en su habilidad para poner el foco sobre los problemas de la sociedad estadounidense profundizando en todos los implicados en un caso que fue presentado ante la opinión pública como mero espectáculo. O. J Simpson no es, así, el único protagonista de esta historia donde los miembros del jurado, los abogados y las familias y amistades de los implicados proporcionan un gran abanico de representación de los graves problemas sociales y judiciales de los EE.UU.

Hacer una serie sobre este caso es fácil, sobre todo si pensamos en lo jugoso que sería centrarse en suCaptura de pantalla 2016-08-24 a las 20.32.06 lado más frívolo, más “telenovelesco”. Profundizar y mirar detrás de la pantalla y los tabloides es todo un mérito que ha sido muy bien logrado. Porque mientras las televisiones de entonces parodiaban y juzgaban de modo sexista a Marcia Clark, American Crime Story muestra su realidad: la de una mujer profesional e inteligente que tuvo que sufrir un inmenso escrutinio machista y asqueroso, y la erige incluso como una heroína.

La ficción de Ryan Murphy —y se hace raro denominarla así cuando casi es un documental “reconstruido”— no es solo una representación de lo ocurrido en uno de los casos más famosos de los EE.UU., se trata de un retrato de la historia reciente de un país que necesariamente tiene que revisitar estos acontecimientos para reconocer sus debilidades. Y todo esto con un guión y unos actores y actrices excelsos. Recomendabilísima.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s