Stranger Things: cuando fuimos Eleven

Una de las muchas cosas que están cambiando en los últimos años en lo relativo a la ficción seriada, es una asunción que teníamos muy arraigada: el verano no es época para series, o, al menos, no lo es para las buenas/interesantes/las que nos gustan de verdad. Esto nos parecía tan inevitable como los atascos en las salidas de las playas o las verbenas en las fiestas patronales. Claro que, desde hace un tiempo, han venido apareciendo shows que se han propuesto contradecirnos y, de pronto, nos encontramos con que en este periodo estival resuena con fuerza el entusiasmo generado por una serie de la que todo el mundo está hablando: Stranger Things.

Captura de pantalla 2016-08-04 a las 13.11.26Los hermanos Duffer han creado una suerte de máquina del tiempo narrativa que nos transporta a un lugar feliz, ese que habitamos los que fuimos niños y niñas en los ochenta y los noventa, los mismos que compartimos nuestra infancia con los protagonistas de los Goonies y E.T., de quienes envidiamos sus aventuras y sus sándwiches de mantequilla de cacahuete.

Stranger Things nos permite viajar fuera y dentro de nosotros mismos, nos lleva a recordar cómo dejábamos volar nuestra imaginación sobre nuestras bicicletas, las mismas que conducíamos con nuestros amigos y amigas, con los que construimos un concepto de la amistad que ahora refrescamos gracias a los cinco niños de la serie. Y es que el “condensador de fluzo” de la máquina del tiempo que los Duffer han creado no es otro que la nostalgia, sentimiento poderosísimo que a todos nos gusta experimentar. ¿Y cómo se ha construido, en parte, nuestra infancia? Mediante la cultura popular, la misma que recibíamos a través de nuestros televisores catódicos, nuestros libros, nuestras revistas y nuestros walkmans. Todo eso que estuvo en la base de nuestra niñez se encuentra en los cimientos de Stranger Things.

Es por eso que la serie de Netflix puede ser acusada —y de hecho lo ha sido— de apelar únicamente a la Captura de pantalla 2016-08-04 a las 13.12.41nostalgia para ganarse al público. ¿Se basa su éxito en esta estrategia tan simple? En absoluto. Stranger Things tiene mucho corazón, sí, pero también mucho, muchísimo cerebro. Porque lo que sus creadores han desarrollado es una fórmula perfecta que utiliza y respeta en todo momento los códigos de la narrativa y la estética de los ochenta; han creado un universo y han sido completamente coherentes con las reglas que han establecido para él, desarrollando tramas que se han ido hilando a la perfección y logrando un equilibrio magistral entre fantasía, terror y humor. Sus personajes son simplemente maravillosos y su desarrollo está muy bien ejecutado —secundarios incluidos—, desde el de Steve hasta el del policía Jim Hopper. Y claro, está Eleven, que lo es todo.

No es ningún secreto que Stranger Things es referencia pura y dura, que es un collage, que es una mezcla de muchas cosas. Y como el show no lo esconde sino que lo muestra abiertamente y lo hace con mucho cariño, las acusaciones de plagio (que también las ha habido) no tienen cabida entre seres inteligentes y razonables.

Captura de pantalla 2016-08-04 a las 13.12.02En la serie hay un poco de Steven Spielbierg, de Stephen King o de John Carpenter, entre otros, y hay un mucho de Winona Ryder, icono por excelencia de los noventa que, gesticulación excesiva mediante (nunca ha sido buena actriz y eso nunca nos ha preocupado), hace su parte: recordarnos que fue importante para nosotros y que la quisimos, hace años, en aquella época en la que usábamos cintas de cassette.

Desconozco si la serie es susceptible de ser TAN disfrutable para aquellos y aquellas que no han crecido con los referentes a los que el show alude, con su tono y con su atmósfera. Quizás no. Esas personas han tenido otra infancia, que no es mejor ni peor, pero que no es la mía, porque la mía es 100% Stranger Things. Y por eso, para mí, Stranger Things mola TODO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s