La incuestionable importancia de l@s ministéric@s

La semana pasada terminaba El Ministerio del Tiempo y mientras sus seguidores nos regocijábamos con un último episodio estupendo sentíamos, al mismo tiempo, la tranquilidad de saber que la serie de los hermanos Olivares tendrá una nueva temporada. Al fin y al cabo en este país a veces también triunfa la lógica.

Hace ya tiempo que se viene empleando como argumento positivo y favorable para alabar una ficción nuestra el “no parece española”. Tú lo has dicho y/o pensado alguna vez. Yo también. Muchas, muchísimas. Y entonces llegó El Ministerio del Tiempo e hizo lo que parecía imposible: que una serie made in Spain siendo española hasta sus cimientos y usando como motores argumentales las grandezas y miserias pasadas y presentes de nuestro país lograse ser buena, fresca, atrevida e inteligente. Un “chúpate esa” en toda regla. El asunto empezó a pintar bien desde el momento en el que el piloto no comenzó con un desayuno familiar.

MdT1Y es que El Ministerio del Tiempo tiene muchos ingredientes que la convierten en una buena serie. Para empezar, ha sabido utilizar a su favor el costumbrismo que caracteriza a la mayoría de las series españolas, algo que, normalmente, es sinónimo de hartazgo y lugares comunes pero que los Olivares han logrado refrescar magistralmente inyectando deliciosas y precisas dosis de humor (inteligente, claro, he ahí la cuestión). Para seguir, hay que destacar la valentía de su idea y del tratamiento de los eventos y personajes históricos que sus tramas traen a colación. No debemos dejar de mencionar tampoco su cuidada estética, digna de cualquier buena producción, así como su complejidad intertextual ya que, al fin y al cabo, la serie es referencia pura y dura. Pero es que, además, la referencia es capaz de conectar con diversas generaciones, épocas, esferas y disciplinas artísticas, lo cual le confiere una complejidad poco habitual en las ficciones patrias que se deriva de algo que los espectadores españoles venimos demandando desde hace mucho tiempo: la confianza en nuestra inteligencia. Estamos formados. Y mucho.

Otro elemento a enfatizar es su flexibilidad, que hace que no haya dos capítulos iguales, especialmenteMdT2 en cuanto a su estructura, lo cual se agradece mucho teniendo en cuenta que se trata de una serie con un fuerte componente episódico. Aunque los espectadores estemos pendientes de cuál es “el caso de la semana” nunca nos esperamos dos episodios similares. Y nunca nos los encontramos.
Igualmente gratificantes son sus personajes femeninos, en especial el de Irene y el de Amelia, que se alejan totalmente del habitual rol de “tía buena de turno, madre/abuela/novia/hija de” que muchas veces se empeñan en atribuirles las series en nuestro país. Ambas asumen el liderazgo en la mayoría de las ocasiones y luchan por sus derechos en su época y en la nuestra.

Y por último están los ministéricos. Ellos son la prueba palpable del inicio del cambio en la ficción española. El Ministerio del Tiempo ha conseguido generar un importante fandom con una enorme presencia en las redes sociales. Ellos no se limitan sólo a seguir la serie, también crean y se convierten en parte de ella. Y eso no lo había conseguido nunca una obra de la televisión en España. Nunca así.
Yo luciría encantada una camiseta con el logo del ministerio y la imagen de Amelia Folch mientras me tomo el café en una taza con la foto de Alonso de Entrerríos. Porque soy espectadora de El Ministerio del Tiempo y quiero que se sepa. Porque yo también soy ministérica.

No vamos a negar sus defectos, que los tiene, pero compensados enormemente por sus virtudes. Y por eso, todo lo mencionado no sólo hace de El Ministerio del Tiempo una buena serie sino que la convierte en una serie significativa que ha de ir más alla de las audiencias. Porque su importancia no debe ser desdeñada en función del número de las personas que la siguen en el momento de su emisión y porque lo relevante no es cuántos sino quiénes. Y esos quiénes, sobre todo los ministéricos, marcan la diferencia. Porque no sólo ven la serie, participan de ella. Y eso es MUY importante.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s