Transparent: lecciones de un padre trans

transEn enero de este año, una serie producida por Amazon Studios recibía dos importantes premios en los Golden Globes: mejor comedia y mejor actor en comedia o musical. La serie en cuestión era Transparent y su elección como ganadora no sorprendió a nadie.

Sí fue más sorprendente el hecho de que el show de Jill Solloway fuese catalogado como comedia, lo que demuestra una vez más lo absurdas que pueden resultar las rígidas categorizaciones impuestas por los géneros. Transparent no es en absoluto una comedia si bien tampoco podemos considerarla un drama en su totalidad. Tal vez Transparent es simplemente Transparent.

La serie de vocación indie que logró erigirse como una de las mejores ficciones del año, demuestra su inteligencia desde su propio título y nos acerca una historia que rebosa humanidad. Sería hipócrita no admitir que el tema que trata, el de la transexualidad, es delicado y para muchos incómodo, por eso una de sus mayores bazas es su naturalidad. El proceso de conversión de Mort en Maura, que en realidad consiste en el reconocimiento de su cambio de rol por parte de la sociedad y su familia (al fin y al cabo Maura siempre ha sido Maura), se muestra con una asombrosa sensibilidad huyendo, no obstante, de la pornografía sentimental, de los estereotipos y de los lugares comunes.

Maura Pfefferman se hace querer y Jeffrey Tambor tiene mucho mauraque ver en eso. El actor alcanza la perfección en la piel de esta sorprendente mujer a la que me creo tanto que temo (o tal vez espero) que su intérprete se pierda dentro de ella para siempre.

El éxito de Transparent reside en su capacidad para abrirnos el corazón y la mente y para colocarnos en la difícil e incómoda posición de replantearnos los supuestos sobre los que construímos nuestra identidad, obligándonos a echar por tierra nuestras creencias (prejuicios, en realidad) en torno a lo que significan la sexualidad y los roles de género. Así, la hija menor, Ali, es heterosexual y completamente andrógina mientras que Sarah, la primogénita, es homosexual (o más bien bisexual) y explota al máximo su feminidad. El mediano, Josh, el único descendiente varón, vive obsesionado con demostrar su masculinidad, que en realidad es muy frágil. Transparent no habla de estereotipos, habla de personas.

La idea más interesante de la serie se asienta en el hecho de que, mientras que los hijos se mueven por un terreno ambiguo y están completamente perdidos en cuanto a quiénes son y lo que quieren, es Maura, la persona a la que todos juzgan y cuestionan y a la que se le presupone cierta confusión, la que realmente tiene claro quién es y lo que desea. Todos la tratan con cierta superioridad moral cuando ella es la más honesta y transparente consigo misma y con los demás, algo que nadie es capaz de ver.

Transparent ha sido una de las grandes sorpresas del 2014, aunque su reconocimiento pase por ser considerada como la “mejor comedia del año”, si bien esta serie no puede responder, en ningún caso, como tampoco lo hacen los personajes que pueblan su universo, a las tradicionales convenciones de los géneros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s